Abre tu franquicia
Reserva tu citaCentros cercanos
TELÉFONO GRATUITO: 900 29 30 78

>

Hipoacusia

La hipoacusia es la pérdida parcial de la capacidad de oír.

Esta pérdida puede ser desde leve hasta profunda y puede provocar que la persona no pueda oír parte de la señal del habla, lo que hace que esta deje de ser inteligible y dificulta la comunicación. Aunque una pérdida auditiva se puede dar en un solo oído (pérdida unilateral), lo más habitual es tener los dos oídos afectados en mayor o menor grado (pérdida bilateral).

Los datos facilitados serán tratados por Widex, para contactar con Ud. y posibilitar la gestión de su solicitud información o de cita en el centro de la Red Aural que haya seleccionado y, en caso que lo consienta marcando la correspondiente casilla, para remitirle información acerca de Aural/ Widex. Para ello, podría ser necesaria la comunicación de sus datos a centros de la Red Aural que no son titularidad de Widex. Para ampliar la información facilitada, o para ejercicio de los derechos que la ley le otorga (acceso, rectificación, supresión, limitación y oposición), puede acceder a las Políticas de Privacidad

>

Causas
de la hipoacusia

Las pérdidas auditivas pueden ser de nacimiento o pueden desarrollarse de manera gradual o bruscamente.
Según el lugar del oído que haya sido afectado, las pérdidas pueden ser neurosensoriales (si lo que está afectado es la cóclea o el nervio auditivo) o conductivas (cuando hay un factor que bloquea el paso del sonido en el canal auditivo o en el oído medio). Otro tipo de pérdidas auditivas son el tinnitus, la enfermedad de Ménière (la sensación intermitente de vértigo, pérdida auditiva y tinnitus), la ototoxicidad (el efecto producido por un medicamento) o el trastorno del proceso auditivo (la reducción en la habilidad de procesar señales sonoras en ciertas partes del sistema auditivo central).

>

Hipoacusia neurosensorial

Una causa muy común de las pérdidas auditivas neurosensoriales es que las células ciliadas han sufrido daños. En general, las células ciliadas externas suelen ser las primeras en deteriorarse, lo cual resulta en una reducción en la sensibilidad a los sonidos débiles y una menor habilidad para distinguir entre varios sonidos del habla.

Normalmente, no es posible corregir una pérdida auditiva neurosensorial con un tratamiento médico o una intervención quirúrgica. La alternativa más común es el uso de audífonos. Las pérdidas auditivas neurosensoriales pueden tener lugar en cualquier estadio de la vida y pueden deberse a la edad o al ruido, pueden ser hereditarias, congénitas o retrococleares.
Células ciliadas dañadas en una hipoacusia neurosensorial
Hipoacusia debida a la edad
La pérdida auditiva debida a la edad se denomina presbiacusia y se debe al deterioro gradual que tiene lugar en la cóclea y en las vías auditivas con el paso de los años.
Normalmente, la presbiacusia empieza a desarrollarse aproximadamente a partir de los 50 años de edad. La pérdida auditiva se da simétricamente en ambos oídos y empieza afectando la sensibilidad auditiva en las frecuencias altas.
Es preferible que la persona hipoacúsica empiece a utilizar audífonos lo más pronto posible, ya que cuanto mayor sea la persona más difícil será que se acostumbre a llevarlos.
Hipoacusia causada por la exposición a ruidos
Un trauma acústico puede originarse de repente o puede ir manifestándose de forma gradual.
Los traumas súbitos pueden darse como resultado de una exposición a un sonido pasajero de intensidad alta, como un petardo o el disparo de una arma de fuego. La onda expansiva afecta a las células ciliadas de la cóclea y provoca una pérdida auditiva aguda que, con frecuencia, está acompañada de mareos y sonidos en los oídos.
Normalmente, la pérdida auditiva es pasajera y mejora en los días siguientes a la exposición al ruido. Sin embargo, no siempre se restablece una audición normal.
El trauma acústico gradual puede darse en músicos profesionales y en personas que trabajan en ambientes ruidosos. Por eso se recomienda que este tipo de profesionales utilicen protectores auditivos en su lugar de trabajo. También es frecuente en personas que tienen hábitos nocivos como el uso indiscriminado de auriculares o la escucha de música demasiado alta.
Hipoacusia hereditaria
Las pérdidas auditivas hereditarias pueden estar presentes al nacer el bebé o se pueden desarrollar más tarde. Normalmente, las pérdidas auditivas hereditarias son progresivas, por lo que se requiere que los audífonos proporcionen una amplificación cada vez mayor a medida que pasa el tiempo.
En los últimos años se han hecho progresos importantes en la identificación de los genes que causan las pérdidas auditivas hereditarias. Casi todas las tipologías de pérdida auditiva tienen un componente hereditario. Por ello, una persona puede tener predisposición a desarrollar un tipo de pérdida auditiva concreta.
Hipoacusia congénita o causada durante el parto
En algunos casos, la persona sufre una pérdida auditiva desde su nacimiento. Este tipo de pérdida auditiva se denomina congénita y puede ser conductiva y/o neurosensorial. Se puede deber a circunstancias especiales durante el embarazo o el parto. Entre dos y seis niños de cada mil (aproximadamente) nacen con una pérdida auditiva que requiere tratamiento. Las infecciones durante el embarazo, las complicaciones durante el parto o las infecciones perinatales tras dar a luz pueden ser una causa de las pérdidas auditivas en bebés.
Hipoacusia retrococlear
Una categoría especial de pérdida auditiva neurosensorial se denomina retrococlear porque se debe a daños en las vías nerviosas entre la cóclea y la parte del cerebro que se encarga de la audición.
En casos poco frecuentes, los daños pueden deberse a un tumor en el nervio auditivo, lo cual se denomina neurinoma acústico. Este tipo de tumor es benigno y se caracteriza por su crecimiento muy lento. Los primeros síntomas debidos a la presión del tumor en el nervio auditivo podrían ser una pérdida auditiva leve, una reducción en la habilidad de discriminación del habla y la aparición de tinnitus.
El tumor es peligroso para la salud cuando crece de un modo excesivo y acaba presionando al cerebro. La extirpación quirúrgica del tumor puede conllevar el riesgo de que el paciente pierda la habilidad de oír en el lado afectado y de parálisis facial.

>

Hipoacusia conductiva

Las pérdidas auditivas conductivas tienen lugar cuando hay un factor que bloquea el paso del sonido en el canal auditivo o en el oído medio. Cuando es así, se reduce el nivel del sonido en su paso hacia la cóclea, en el oído interno.

Es posible tratar algunos tipos de pérdidas auditivas conductivas quirúrgicamente o con medicación. También es posible compensar otros tipos de pérdida auditiva conductiva con el uso de audífonos debido a que el órgano de Corti situado en la cóclea funciona normalmente, por lo que sólo es cuestión de salvar la barrera de transmisión del sonido en su paso hacia la cóclea, en el oído interno.
Acumulación de cerumen
Las glándulas del canal auditivo producen cerumen continuamente. A veces, el cerumen se acumula en el canal auditivo y, en algunos casos, puede bloquearlo totalmente. Esto sucede a menudo con el uso de audífonos, ya que el molde o la carcasa tienden a comprimir el cerumen en el canal auditivo, lo que puede provocar que se formen tapones. Los tapones de cera pueden reducir substancialmente la audición y ser muy molestos para la persona que los tiene.
Normalmente, se pueden disolver los tapones de cerumen con un ablandador del cerumen. Si no es posible eliminar el tapón de este modo, la persona afectada deberá acudir a un profesional, un otorrino o un médico general, para que éste se lo quite. Si una persona sin la formación adecuada intenta quitar el tapón con un bastoncillo de algodón, esto puede provocar que se irrite el canal auditivo, que el tapón acabe siendo más compacto o que se dañe el tímpano.
Otitis media
La inflamación del oído medio (otitis media) es un problema muy común, especialmente en niños. La otitis media puede ser aguda o crónica. Normalmente, la otitis media aguda se debe a una infección en la faringe, desde la cual se propagan las bacterias al oído medio a través de la trompa de eustaquio. La otitis también puede ser crónica, cuando está causada por una perforación permanente en el tímpano o por colesteatoma. La otitis media crónica no suele causar dolor, pero viene acompañada de un olor desagradable proveniente del oído. La otitis media crónica es tratada por un médico otorrino.
La otitis media serosa, por su parte, es una acumulación de secreción en el oído medio, por lo que se la suele denominar otitis media secretora. Ésta se puede desarrollar como causa de una otitis media aguda que no ha sido curada por completo, o de una disfunción de la trompa de eustaquio.
Colesteatoma
Como consecuencia de una otitis media crónica o de otro tipo, se puede desarrollar un colesteatoma. Un colesteatoma es una masa de células epiteliales que tiene un comportamiento tumoral benigno pero en una fase avanzada puede entrañar riesgos graves para la salud de la persona. Por ello, el diagnóstico médico y su tratamiento quirúrgico es imprescindible.
Otosclerosis
La otosclerosis es una enfermedad del oído medio. La otosclerosis es una afección causada por el crecimiento óseo que tiene lugar alrededor del estribo (osificación), que resulta en que los huesecillos se quedan fijados gradualmente, dificultando la transmisión de las ondas sonoras desde el tímpano hasta el oído interno. Si el crecimiento óseo se extiende hasta la cóclea, la pérdida auditiva puede tener un elemento neurosensorial.
Con frecuencia, se puede mejorar la audición de una persona con otosclerosis mediante una intervención quirúrgica.

>

Hipoacusia mixta

Una pérdida auditiva mixta se debe a alteraciones simultáneas en la transmisión y percepción del sonido al mismo oído. En una hipoacusia mixta se presentan daños tanto en los órganos conductivos como en el sistema neurosensorial, lo que suele conllevar un nivel de daño mayor ya que se combinan problemas presentes en varias zonas del aparato auditivo.

>

Tipos de hipoacusia

La pérdida de audición se mide en decibelios (dB), que representan el nivel de sonido mínimo a los que puede oír una persona.
Se considera audición normal al nivel de audición que se sitúa dentro del umbral de entre 0 y 20 dB. Es a partir de los 20dB que se puede empezar a considerar hipoacusia. Superado este umbral, esta se empieza a catalogar de la siguiente manera:
Hipoacusia leve: Incluye pérdidas auditivas de entre 26 y 40 dB y provoca dificultades para entender el habla en ambientes ruidosos y para oír sonidos lejanos o suaves y susurros. Para personas con hipoacusias leves, en los Centros Auditivos Aural contamos con audífonos que son prácticamente invisibles (los audífonos intracanal) y audífonos muy pequeños y con un exclusivo y atractivo diseño (los audífonos RIC).
Hipoacusia moderada: Se trata de una pérdida auditiva de entre 41 y 70 dB y dificulta el poder mantener conversaciones normales incluso en ambientes tranquilos. En el caso de la hipoacusia moderada, contamos también con una propuesta tecnológica de primer nivel: Audífonos pequeños y discretos, de diseño atractivo, que incorporan las tecnologías más punteras en audición.
Hipoacusia severa: Esta pérdida auditiva que oscila entre los 71 y 90 dB. Sólo se perciben voces fuertes emitidas a distancias cercanas. A partir de este nivel de hipoacusia, y en adelante, se puede denominar a la patología como sordera. Para las hipoacusias severas contamos con audífonos RIC de la más alta tecnología y también con audífonos retroauriculares de alta potencia.
Hipoacusia profunda: Una pérdida de audición de más de 90dB. Únicamente se pueden llegar a oír ruidos ambientales muy fuertes y no se puede oír el habla. Para las hipoacusias profundas contamos con una gama tecnológica de audífonos retroauriculares de alta potencia.
Anacusia: Es la pérdida total de la audición.

>

Prevención y tratamiento
de la hipoacusia

Oír bien es un valioso tesoro que debemos proteger. Y es que oír bien nos permite disfrutar de nuestras aficiones y comunicarnos con las personas a las que queremos. Además, tener una buena audición nos permite tener nuestro cerebro activo, con lo cual retrasamos algunos síntomas de deterioro cognitivo.
Por todo ello, desde los centros auditivos Aural os recomendamos una serie de hábitos destinados a cuidar nuestra salud auditiva y prevenir la hipoacusia:
Es importante reconocer que la hipoacusia no tiene un tratamiento específico. Sin embargo, el uso de audífonos correctamente adaptados minimiza en la mayoría de casos las consecuencias de la pérdida auditiva y ayuda a oír y a entender.
Es importante acudir a un centro auditivo y realizarse un estudio auditivo cuando se tienen las primeras sospechas de pérdida auditiva, porque cuando la pérdida es incipiente es más fácil que el usuario se acostumbre al uso de audífonos (explicarlo bien).
Recomendaciones para cuidar nuestra salud auditiva
Evita los ruidos estridentes (utiliza protectores si en tu trabajo estás expuesto a mucho ruido y ten cuidado con las discotecas y los conciertos).
Controla el volumen de tus auriculares cuando escuches música.
No utilices bastoncillos para limpiar la cera de tus oídos.
Trata adecuadamente las infecciones.
Seca tus oídos correctamente después de un baño.
Destierra de tu vida los hábitos nocivos: Es sabido que el tabaco y el alcohol son perjudiciales también para la audición.
Mantén una alimentación saludable: El Omega 3 del pescado, la vitamina B de las legumbres, la vitamina E de los frutos secos y las vitaminas A y C de las frutas y verduras contribuyen positivamente a nuestra salud auditiva.
Acude a un centro auditivo a realizarte una revisión auditiva si sospechas que has perdido audición
Revisa tu audición una vez al año si eres mayor de 60 años.